Rally > Rally > 2014 > XXX Centro República

2014

30 AÑOS NO ES NADA…

Iniciaba el último fin de semana de Abril de 2014, y La Falda se preparaba para recibir a los participantes del XXX Rally del Centro de la República.
Las máquinas, algunas cansadas por haber viajado desde tan lejos, llegaban una tras otra al Hotel Fatsa, habitual anfitrión de los eventos de la Asociación. Sus tripulantes, aunque agotados, mostraban todas sus alegrías y ganas de participar de un nuevo Rally, con un condimento especial.
La mañana del Sábado arrancó típica otoñal, con el fresco amenazante hasta para el carburador más afinado. Sin embargo no hubo motor que dejara de rugir, como avisando que estaba listo para largar.
Y así se congregaron los más de 45 autos en la Av. Edén, en donde la Ciudad pareciera haberse detenido para admirar a las máquinas que estaban expectantes de la bandera de largada. Santiago Raschi hizo los honores de la misma, sumando además algún dato de color de cada una de las marcas y modelos que desfilaron rumbo a encontrarse con los Referenciales.
Párrafo aparte haremos para mencionar el vehículo presentado por nuestro Socio Miguel, un De DionBouton del año 1903, que con el número 0 ofició de Padrino de la prueba, como recordándonos que, si no fuera por él, ninguno de nuestros autos estaría presente.
Y así transcurrió la Prueba de Regularidad, recorriendo la RN38 hacia el Norte, pasando por La Cumbre, Capilla del Monte, Cruz del Eje, y retornando hacia La Falda. Mientras, Stella Maris capturaba el pasar de los vehículos por el tramo, que se dirigirían hacia el predio de la Amcep en Valle Hermoso para disfrutar de un asado bien merecido para sus tripulantes.
La llegada al predio, triunfal, fue galardonada con la puesta en marcha del De Dion, que con su único cilindro demostraba que aún puede cautivar a aficionados y curiosos, mientras por otro lado algunos cabriolets y spiders se vanagloriaban de poder dejar sus interiores al aire libre.

La competencia no terminaría allí ya que luego del asado, nuestros Socios Jorge y Juan diagramaron una Gymkhana (Habilidad Conductiva, en criollo) que permitió a propios y ajenos disfrutar del rugido de los motores, del derrape de las ruedas y de la lucha por lograr que el cronómetro marcara menos. Como en las viejas épocas de gloria.
Caía la tarde y los pilotos, navegantes, organizadores y espectadores, aunque cansados por el día, sonreían con la satisfacción de haber formado parte de una gruesa página en la historia de la Asociación. Retornaron entonces al Hotel, para un breve descanso, una ducha, y luego a la Cena de Gala, donde algunos de nuestros expresidentes compartieron sus vivencias a lo largo de estos 30 años de Rallies y casi 38 de la Asociación, entre recuerdos y risas. La nostalgia dejó paso al baile, donde algunos parecían demostrar que las energías aún estaban intactas. La mañana del Domingo amaneció cargada de expectativas por los resultados de la Regularidad. Poco a poco fueron develándose los resultados que, no ajenos a lo especial de este Rally, mostraron a históricos en el podio, y a la vez a principiantes alzarse con el primer premio. La despedida es triste, dicen por ahí, pero la satisfacción de haber escrito semejante página en la historia de la Asociación nos enorgullece. Y así como cuando los más chicos emprenden su primer viaje en auto junto a sus padres, nos preguntamos... Falta mucho para el próximo?

Copyright © 2014 | www.alessoweb.com | Diseño y Desarrollo Web | Todos los derechos reservados.